Máscara de pestañas Diorshow de Dior

30 de diciembre de 2012


¡Hola!

Ya mañana es Nochevieja y supongo que tendréis preparado el vestido y el maquillaje perfecto, aparte de todo esto a mí me encanta también que llegue esta fecha porque toca el concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena, me pierdo entre tanto vals, ¡es una maravilla!

Bueno, en la entrada de hoy vamos a hablar de pestañas, creo haberos mencionado en alguna ocasión que ahora le soy completamente fiel a una máscara de pestañas, aunque me gusta mucho ir variando de marca para poder probar alguna que sea mejor, siempre buscando la que sea perfecta para cada una y parece que uno nunca termina la búsqueda. Pues bien, la mía ya concluyó el pasado Mayo cuando me compré la máscara de pestañas Diorshow de Dior, lo que no sé es cómo he podido tardar tanto tiempo en hablaros de ella, ¿cómo puede ser eso?

He probado muchas máscaras ya, más económicas, como Rimmel London o Maybelline, y otras de gama más alta, como Lancôme o Yves Saint Laurent, pero no me terminaban de convencer, a todas les faltaba algo para que resultaran perfectas para mis pestañas, hasta que, como os digo, apareció Diorshow ^^



Vamos a empezar por el packaging, en el envase solamente pone Dior en un lado y justo en el contrario el nombre de la máscara Diorshow, la versión que yo tengo no es waterproof, es la clásica de toda la vida, y en color negro. La verdad es que sólo el envase me parece muy elegante combinando el negro y el color plata.
Lo que más me gusta del envase es que cuando se cierra la máscara, hace un click, de forma que queda perfectamente cerrada.



El tono negro corresponde al 090, lleva 11'5 ml de producto y según pone, caduca en 6 meses, yo lo estoy usando desde Mayo todas las veces que me he maquillado y no ha perdido ninguna de sus propiedades, ya me va quedando poca cantidad, así que prácticamente la voy a agotar en el tiempo que dice el envase, pero más que nada, porque nada más que tengo ésta y es la que uso siempre.

Bien, como os decía, para mí, es la máscara perfecta; alarga las pestañas, les aporta volumen y curvatura, y, lo mejor, es que este efecto no se pierde a lo largo del día.



Al principio, me costó un poco acostumbrarme porque el cepillo es algo más grande que los demás que he usado, pero vamos, es como todo, una vez que te habitúas a usarlo, pues ya ni notas la diferencia.

Las cerdas están alineadas en forma de espiral de arriba hacia abajo, no me crea grumos en las pestañas al aplicarlo y tampoco va dejando producto en la zona de la ojera a lo largo del día.


Para terminar, como una imagen vale más que mil palabras, aquí tenéis, en la foto de la izquierda sin nada y, a la derecha, con una capa de máscara de pestañas.


Se puede comprar en cualquier perfumería y cuesta sobre 25-30 euros, yo aproveché un descuento que tenía en Sephora y se me quedó mejor de precio.

Pues bien, después de todo lo que os he dicho, la verdad es que ya de máscara de pestañas no creo que vaya a cambiar en bastante tiempo, ésta me encanta y como se me está acabando, ya tengo la siguiente preparada, yo diría que es la primera vez que repito máscara de pestañas.


¿Conocíais esta máscara de pestañas?
¿Cuál es vuestra favorita?


Espero que os haya gustado.
¡Un beso!

Sensai Silky Purifying - Cleansing Oil de Kanebo

27 de diciembre de 2012


¡Hola!

Después de una semana de parón en el blog, ya estamos inmersos en Navidad, ¿cómo va todo?

Hoy tenemos entrada nueva por fin, se trata de una review sobre el producto Cleansing Oil de Kanebo, tenía muchas ganas de probarlo y gracias a un descuento de Perfumerías Prieto, pude hacerlo ya que durante un fin de semana pusieron toda la cosmética al 35%.

Estuve leyendo esta entrada del blog Maquillando Libros sobre los productos de Kanebo y su filosofía de doble limpieza e hidratación, aparte de la entrada que os he mencionado, hay otras en las que va explicándolo todo detalladamente, y me llamó mucho la atención este sistema, así que me decidí a probarlo con el producto protagonista de esta entrada.

Entonces, Kanebo divide el paso de la limpieza del rostro en dos pasos:
                 1º: Retirar todo el maquillaje e impurezas mediante un limpiador.
                 2º: Terminar de limpiar la piel a fondo con un jabón.

El Cleansing Oil, de la gama Sensai Silky Purifying, pertenece al primer paso, se trata de un aceite limpiador que se extiende por todo el rostro y se elimina de una forma perfecta todo el maquillaje, sin dejar ni un rastro. El efecto que se pretende conseguir en una "sensación de seda" mediante extracto de ginseng.




El envase está muy cuidado, es una botella en un tono blanco perlado, de plástico y en ella se indica que el producto pertenece al paso 1 de la limpieza, además, contiene 150 ml de producto.

Viene con un dispensador para que resulte más cómoda la aplicación y, para que no se desperdicie producto, lleva una pinza de modo que no se vaya a pulsar el dispensador por accidente.


Tiene una textura en aceite con un ligero aroma que, a mí personalmente, me resulta agradable. Al aplicarlo deja una sensación en la piel muy suave e hidratada y está compuesto exclusivamente con ingredientes naturales.

Es el primer limpiador que pruebo en aceite, así que no puedo compararlo con otros, pero os diré que yo era algo reticente a usar este tipo de producto, precisamente porque es un aceite, y no lo veía muy claro con mi piel mixta/grasa, pero creo que es uno de los mejores productos de cosmética que he probado nunca, me deja la piel perfectamente limpia y preparada para los siguientes pasos de limpieza e hidratación del rostro.


Bien, entonces, ¿cómo se usa?
Primero, con un solo pam hay suficiente, entonces, se da un ligero masaje por todo el rostro para eliminar todo el maquillaje e impurezas y, a continuación, se aclara con agua. Retira sin ningún problema la base de maquillaje y todo lo demás, quedando la piel perfectamente limpia.
Después, uso mi limpiadora habitual, el tónico y la hidratante. Se trata de un producto recomendado para todo tipo de pieles, aunque para el paso 1, Kanebo ofrece algún producto más, aparte de éste.

Deja una sensación de limpieza y frescor en el rostro, llevo usándolo ya unos meses y creo que funciona para controlar el sebo y los puntos negros, últimamente los noto más atenuados.

Este producto se usa solamente por la noche, de forma que por la mañana sólo se utilizaría la limpiadora correspondiente al paso 2.



El único punto negativo que le veo a este producto es, como imaginaréis, su precio. En tienda física, perfumerías, etc. ronda los 50 euros, sin embargo, en varias webs lo podéis encontrar por bastante menos.

Es cierto que es un producto caro, pero admito que, si puedo, no dudaré en repetir (tocará ahorrar...) porque merece mucho la pena, estoy encantada con el resultado en mi piel.


¿Habéis probado este aceite? ¿usáis otro similar?


Espero que os haya gustado.
¡Un beso!

Prebase Stay don't stray de Benefit

17 de diciembre de 2012


¡Hola!

Ya se va acercando la Navidad, sin embargo, todavía falta una semana para que lleguen las vacaciones, al menos las mías, y tengo dos exámenes justo antes; así que a eso se deben las poquitas entradas que estoy publicando últimamente.

Los productos de Benefit me gustan mucho, uno de mis coloretes favoritos es el Coralista, así que es una marca que me inspira confianza con sus productos.
Fuera de los labiales, coloretes e iluminadores, Benefit trabaja también con prebases, tanto para el rostro, Porefessional o That gal, como para los ojos y las ojeras, podemos encontrar Lemon Aid y Stay don't stray.

Pues bien, desde hace bastantes meses, la única prebase que estoy usando es Stay don't stray de Benefit (mmmm va oliendo esto a favoritos del 2012...).

Se trata de un producto que se puede usar tanto como prebase para sombras como para corrector de ojeras, la verdad es que yo lo uso para las dos cosas y estoy encantada.




Tiene un envase de plástico de forma cilíndrica, es bastante consistente. Este producto lleva 10 ml, así que hay prebase para muchísimo tiempo.




Sin embargo, el dispensador no me gusta nada, si se hace pam una vez sale muchísima cantidad de producto, y si se presiona poco a poco, tampoco se consigue controlar, ya que llega un momento que sale todo de golpe.
Así que tengo el producto que voy usando en un tarrito para muestras, de forma que, cuando necesito más producto, pues vuelvo a coger el envase original y lo relleno.




Entonces, el uso del producto es como:
  • Prebase para sombras. Cojo una pequeña cantidad de producto y lo aplico en el centro del párpado móvil y luego lo difumino por toda la zona. No es una prebase que quede translúcida, sino que deja color, unificando el tono del párpado y aporta luminosidad.
  • Prebase para corrector. Igual que antes, con muy poco producto, lo aplico en la zona de la ojera a toques y luego lo difumino con los dedos para calentar el producto. A continuación, aplico el corrector. El tono que tiene esta prebase ayuda a neutralizar el tono azul-violáceo de las ojeras y ya, usando después corrector, se queda más camuflado.



La textura es bastante densa y untuosa, ahora lo veréis. Hay gente a la que le resulta seca esta formulación y, hasta incluso, le reseca el párpado. En mi caso, es cierto que puede resultar algo seco pero no he notado ningún cambio en mi piel por ello.

Por último, os quería enseñar mejor lo que os menciono de la textura, así que qué mejor forma que con fotos y, además, cómo lo aplico.
Bien, en la primera foto se puede ver el tarrito de muestra y el tono de la prebase, no os asustéis por el tono porque se adapta perfectamente, a mí me funciona y soy NC15 en MAC (más blanquita casi no se puede ser...). En la siguiente foto, de la derecha, he cogido un poco de producto aunque es el doble de lo que podría usar para un día ya que, como se ve en la imagen izquierda de la segunda fila, la prebase coge cuerpo y hay producto de sobra para los dos ojos, tanto párpados como ojeras. Entonces, con el dedo, froto un poco sobre la cantidad que pongo en mi mano, de forma que queda una capa fina, como se ve en la última imagen, y con la cantidad que se ve tengo para todo el párpado.




Las sombras, usando este producto, me aguantan perfectamente el día entero, así que en cuanto a duración, hacen lo que prometen y con el corrector me pasa igual, lo único es que hay que llevar cuidado de no aplicar por la zona de la ojera demasiado producto porque puede marcar las líneas de expresión.

Esta prebase la podéis encontrar en los stands de Benefit que se encuentran en Sephora y cuesta sobre 25 euros.

Bueno, creo que no me dejo nada, y si os surge cualquier pregunta, como siempre, podéis contactar conmigo ya sea en comentarios, twitter, facebook o e-mail.


Espero que os haya gustado.
¡Un beso!

¿Quieres ser como Carrie Bradshaw? Ponte sus zapatos

10 de diciembre de 2012


¡Hola!

Cambiamos hoy de temática y nos vamos a analizar y, por supuesto, disfrutar, de uno de los armarios más conocidos, el de Carrie Bradshaw en la serie de Sexo en Nueva York.

Esta serie siempre ha sido una de mis favoritas, dejando a un lado la trama, conforme va evolucionando y van pasando los episodios se puede comprobar el cambio estilístico de cada personaje, personalmente, las dos últimas temporadas son mis favoritas, la serie derrocha un estilo que me encanta. Dónde esté un café, un dulce y un capítulo (sobretodo de los últimos), ése es unos de los placeres de la vida, no sé por qué pero me relaja una barbaridad.

Carrie Bradshaw era una amante de la moda, pero si tuviera que elegir, seguro que diría que sus tesoros son sus zapatos, sin lugar a dudas. Las marcas con las que hemos podido verla son, en primer lugar, sus manolos, al principio, no pasaba un episodio de la serie sin que apareciera con unos zapatos de Manolo Blahnik, después, sucumbió a los maravillosos diseños de Jimmy Choo y de Christian Louboutin. Sobra decir que son modelos que no son asequibles para los bolsillos de la mayoría de nosotros, pero disfruto viendo los diseños tan especiales que tiene cada uno.

Desde siempre, su máxima han sido siempre los zapatos con diseños originales y atrevidos que hacían que cualquier look fuese chic y característico del estilo que va marcando durante toda la serie. Ya llega un momento que se ven unos zapatos y dices "esto iría directo al armario de Carrie".



En esta entrada he querido hacer una recopilación de los zapatos más icónicos de la serie, que han podido ser protagonistas de más de una escena e, incluso, de un capítulo entero. En una segunda parte de esta entrada, para que no resultara muy extensa, podremos ver los zapatos que aparecen en las películas, ya que sobre ellas hay más imágenes y detalles, por lo que se pueden apreciar mucho mejor.

Para esta entrada, me ha costado mucho encontrar fotos en las que se vieran bien los zapatos, ya que como hace ya un tiempo desde que se hizo la serie, la calidad de la imagen no es tan buena como ocurre, por ejemplo, con las películas.


En el capítulo Donde hay humo, el primer episodio de la 3ª temporada, Carrie va a Staten Island para ayudar a la elaboración de un calendario benéfico y cuando va a coger el ferry que la lleva de vuelta a Manhattan, pierde una sandalia "I lost my Choo!" y no llega a tiempo para cogerlo.

Bien, la sandalia en cuestión es el modelo Feather de Jimmy Choo, en color rosa empolvado y con unas pequeñas plumas en el mismo tono en la tira del empeine.




En la siguiente temporada, en el capítulo 17, titulado Una Vogue idea, durante un corto espacio de tiempo, Carrie estuvo escribiendo unos artículos para la revista Vogue y, en una ocasión, consigue acceder al vestidor de la revista, yendo directa a la sección de zapatos.

Como no podía ser de otra manera, se encaprichó de uno de los modelos más clásicos de Manolo Blahnik, los Mary Janes, en charol negro con la puntera en pico y a modo de cierre, una pulserita en la mitad del pie. La frase que dice Carrie al verlos es: "I thought these were an urban shoe myth" (pensaba que éstos eran un mito urbano de los zapatos).



Después, justo en el siguiente episodio, el 18, Amo Nueva York, Carrie decide buscar unos zapatos especiales para su última noche con Mr. Big antes de que éste se mude a California, lástima que Miranda les arruinara la velada ya que esa noche dio a luz a su pequeño Brady.

Fue pasar por el escaparate de Christian Louboutin en Barneys y tenerlo claro, el ganador fue el modelo Ruffled Cascade en fucsia, unas sandalias con unos volantes delanteros que caen en forma de cascada sobre el pie, ¿quién no querría usarlos para darle la despedida a su antiguo amor?



Ya en la última temporada, encontramos el episodio 9, El derecho de una mujer a elegir calzado, en él un par de zapatos son los auténticos protagonistas. Carrie va a una fiesta en la que se tiene que quitar los zapatos para poder entrar, sin embargo, cuando termina y va a por ellos, éstos han desaparecido. La angustia de Carrie por haber perdido de esa forma uno de sus modelos favoritos está presente durante todo el episodio, hasta que, al final, la dueña de la casa en la que estuvo, le compra un par de zapatos nuevos iguales.

Pues bien, comprenderéis su pesar cuando veáis lo bonitos que es ese par de zapatos en cuestión, se trata del modelo Sedaraby D'Orsay de Manolo Blahnik en plateado. Un zapato que hace una serie de pliegues en el empeine como si la piel estuviera recogida con ese broche de brillantitos, ¿no habríais hecho lo imposible por recuperar ese par de zapatos?



He disfrutado muchísimo con la labor de investigación y recopilación de imágenes de esta entrada, espero que hayáis disfrutado tanto como yo leyéndola.

El siguiente capítulo será, como os he dicho antes, el calzado de las películas, vaticino ya que probablemente sea más extensa que ésta, así que idos preparando.


Lo dicho, espero que os haya gustado.
¡Un beso!

MAC Dazzleglass: Funtabulous

6 de diciembre de 2012


¡Hola!

Por fin esta semana he encontrado un rato para poder editar una entrada, además, justo me han cambiado también el ordenador y me he quedado sin photoshop para editar mejor las fotos, así que lo he tenido que hacer como lo hacía antes de conocer esa maravilla, pero, bueno, no hay otro remedio...

Bueno, yendo al protagonista de esta entrada, hace mucho tiempo que tengo este gloss de MAC, ya veréis que está algo usado ;)) Se trata de un Dazzleglass, en concreto, en el tono Funtabulous, y esta preciosidad:


MAC tiene distintas gamas de glosses, cada una con unas características determinadas, así que centrándome en el que os enseño hoy, como os he dicho antes, es un Dazzleglass que dejan los labios deslumbrantes con mucho brillo y shimmer, contienen partículas de cuarzo y cristal opaco que le dan justo ese efecto.

Este tono es un morado con subtono fucsia y con shimmer morado, rosa y azul. Teniendo en cuenta lo que me gustan los morados y encima con purpurina (así de discreta que es una...), pues lo necesitaba.




En general, no había oído/leído muy buenas críticas de los glosses de MAC, pero con lo bonito que es este color, me animé a probarlos. Bien, es cierto que la textura es untuosa, sin embargo, no me ha resultado pegajoso; me ha gustado lo hidratado que deja el labio para ser un gloss.

La duración, es bastante buena, aunque, claro, no puede asimilarse a la de un labial, por lo que hay que retocarlo a lo largo del día. Yo lo he llevado una mañana entera sin retocar y, aún así, quedaba algo de color y shimmer.



El aplicador es de tipo pincel, por lo que resulta muy cómodo de aplicar y, además, permite precisión cuando se llega al borde del labio.

En cuanto a la pigmentación, deja un halo de color, lo que más se nota es el shimmer, que le da un toque precioso a los labios porque aporta mucho brillo, aparte de que yo creo que le aporta volumen.



Bueno, y ya, por último, los labios maquillados sólo con el gloss para que se aprecie bien tanto el brillo como los destellos que deja una vez aplicado. Tengo que deciros que queda espectacular con un labial que tenga subtono morado para potenciar el efecto o con uno incluso morado o violeta, como Up The Amp de MAC, por ejemplo.




No sé si a más de una le he descubierto un producto de MAC que no conocía, pero después de usarlo durante tanto tiempo, creo que es un gloss muy especial.

Pertenece a la colección permanente de MAC, tiene un precio de 20'50 euros y lo podéis encontrar tanto en su página web como en las tiendas MAC Pro y en sus stands de El Corte Inglés.


¿Os gustan los glosses de MAC? ¿Tenéis un favorito?

Espero que os haya gustado.
¡Un beso!